Vive la Vida

Clona tu planta de Cannabis

Clonar tu planta de Cannabis

Vida eterna a tu plantita.
Te contamos 4 pasos para clonar tu planta de Cannabis, fácilmente, plantando esquejes.

¡Es la que más te gusta! Huele espectacular y sabe como los dioses. Cada vez que le cortás una hojita, te invade una nostalgia que casi se te pianta un lagrimón. Esa es la planta de Cannabis perfecta para clonar. Sí, escuchaste muy bien, ¡clonar!
Reproducir la genética de tu plantita preferida de Cannabis, con la exactitud que solo puede darte la naturaleza divina.

«Y si planto la semillita… ¿no es lo mismo?»

¡No, bro… No lo es!
Los cultivos generados por semillas, aunque sean obtenidas en bancos que garantizan su calidad, no serán iguales. Cada semilla contiene la genética que la creó (femenina y masculina). Cuando germine y genere una nueva planta, aunque en general conservará los rasgos principales de su fenotipo, esta plantita se expresará baja su propia individualidad.  Así que, si ya tenés a tu predilecta, dale vida eterna con esta técnica de cultivo por esquejes que te vamos a contar a continuación:

¿Qué necesitás para generar un clon de tu planta de Cannabis?

  • Tu planta preferida y en muy buenas condiciones, que esté sana y hermosa. En estado vegetativo, ¡mucho mejor!
  • Tijeras (puede ser un cutter o un cuchillo), pero más fácil con tijeras y que estén muy bien afiladas.
  • Alcohol y guantes de latex.
  • El medio de cultivo preparado para plantarla.
  • Gel de enraizamiento.
  • Adecuar el ambiente, luces, aire y agua suficiente.
  • El momento ideal del año para plantar esquejes es desde el mes de Noviembre al mes de Enero (si estás en Argentina o en el hemisferio sur) y si las plantás en el exterior.
    En cambio, en interior, con las condiciones adecuadas, podés hacerla en cualquier momento del año.

Primer paso:

Colocate los guantes, higienizás las superficies de apoyo y el utensilio que tengas para realizar el corte. ¿Por qué te recomendamos unas tijeras bien afiladas? Porque queremos un corte limpio y que la rama a cortar no se aplaste. Prepará el medio, con el sustrato que prefieras y tenelo humedecido. Siempre recordá ser medido con el agua. La intención es humedecer, no empantanar la maceta.

Segundo paso:

Llegó el momento de seccionar tu planta. ¡Pensá que le vas a dar nueva vida!

¿Qué rama conviene cortar? Te recomendamos elegir una rama que contenga al menos dos nudos y que esté sujeta a la parte inferior del tallo, ya que esta posición la priva de recibir buena luz. Una vez seleccionada, sin titubeos, cortala en ángulo de 45° 🧐, justo por debajo del nudo inferior. Si titubeás, date una vuelta por GOOD BROTHERS y te ayudamos con la hazaña. En nuestro grow shop, podés conseguir todo lo que necesitás, ¡incluyendo curso de jardinería para principiantes!

Tercer paso:

Cuidá que el esqueje no tome contacto con nada que pueda contaminarlo. Sumergí la parte inferior en el gel enraizante, y seguidamente en el sustrato. Ahora, es momento de realizar una pequeña poda para dar fuerza a la planta. Que sólo quede el brote de hojas del extremo superior del esqueje. Para una buena hidratación, también recortamos las puntas de las hojas, con estos cortes favorecemos la absorción de agua.

Cuarto paso:

Colocá la maceta en el lugar que hayas elegido, interior o exterior, teniendo en cuenta las condiciones necesarias de luz (18 horas luz, 6 oscuridad) y aireá el ambiente. En cuanto al riego, considerá que, como por mínimo un par de semanas, van a estar generando raíces, conviene brindarles agua con rociador, para que absorban a través de las hojas.

En GOOD BROTHERS queremos ver brotar nuestra amistad, suscribite a nuestro blog y  mantengamos un contacto verde y resinoso.

¡VIVE LA VIDA!